Press "Enter" to skip to content

Posts published in abril 2021

«La crisis del coronavirus ha hecho más transparente el mercado del arte»

La crisis sanitaria ha hecho que los clientes de alto poder adquisitivo examinen no sólo sus carteras, sino también sus colecciones de arte. Esto ha tenido un impacto, por supuesto, pero los asesores artísticos de los bancos privados y los gestores de patrimonio también han identificado nuevas tendencias. «Hoy en día, son sobre todo los millennials los que piensan en crear su propia colección».

¿El programa «Dancing with the Stars» del año pasado puso en marcha el mercado internacional del arte? Al igual que las principales casas de subastas, la británica Sotheby’s no tardó en darse cuenta la pasada primavera de que tenía que prepararse para unos tiempos difíciles. La segunda casa de subastas del mundo lleva vendiendo arte desde 1744. Pero durante la crisis del coronavirus, el modelo tradicional de reunir periódicamente a un selecto club de potenciales compradores en una sala de subastas tradicional resultó inviable.

Así que Sotheby’s -que fue comprada un año antes de la pandemia por el multimillonario francés Patrick Drahi- dio un giro radical e invirtió mucho en las subastas online. En colaboración con Chrome Productions, el grupo británico -que ideó el concepto original de programas como «Dancing with the Stars» y «The X-Factor»- creó en menos de dos meses un nuevo concepto que permite a Sotheby’s subastar obras maestras en todo el mundo de forma totalmente digital. La primera subasta de verano en línea de Sotheby’s fue un éxito inmediato.

Las cinco horas de transmisión en directo de la subasta atrajeron a 250.000 espectadores de todo el mundo. El plato fuerte de la noche, el «Tríptico» de Francis Bacon, inspirado en la Oresteia de Esquilo, alcanzó los 85 millones de dólares a pesar de la evidente ausencia de estrellas del baile. Se trata de una hazaña notable si se tiene en cuenta que, antes de la pandemia, sólo se ponían a la venta en línea obras de menos de un millón de dólares.

El mercado del arte se resiente

Esta anécdota resume perfectamente el turbulento año que vivió el mercado internacional del arte. También en este caso, el impacto de la crisis del coronavirus fue especialmente notable. El año pasado, según el influyente informe anual del grupo bancario suizo UBS y la feria Art Basel, las ventas de arte y antigüedades apenas superaron los 50.100 millones de dólares, un 22% menos que en 2019. Por otro lado, las ventas online nunca habían alcanzado los niveles que estamos viendo actualmente. En total, los amantes del arte compraron el equivalente a 12.400 millones de dólares en arte y antigüedades por Internet, lo que representa el 25% del total de 2020. El año anterior, sólo representaron 6.000 millones de dólares. Los expertos no esperan que el canal de venta online desaparezca tras la pandemia.
«Espero que después de la pandemia desaparezca el 30% de las ferias de arte y antigüedades». »

Hubert d’Ursel

Consultor de arte

Esta es también la opinión de los expertos en arte de los bancos privados y gestores de activos belgas. «El mercado ha cambiado de todos modos», dice Hubert d’Ursel, antiguo director de Sotheby’s, que asesora a los clientes de Degroof Petercam sobre sus inversiones en arte desde 2012. «Espero que después de la pandemia desaparezca el 30% de las ferias de arte y antigüedades. También por razones ecológicas, los compradores potenciales estarán menos dispuestos a viajar para ver una obra. En lugar de volar a Nueva York, recurrirán más a Internet. Como resultado, podemos esperar que el papel de los asesores artísticos sea más importante».

«Básicamente, los bancos, las casas de subastas y las galerías han experimentado la misma evolución en los últimos meses», añade Alison Leslie, que asesora a los clientes adinerados de BNP Paribas Fortis sobre sus inversiones en arte desde París. «Todo el mundo ha buscado una forma de acercarse a sus clientes a pesar del cierre de los canales tradicionales. Tuvimos que invertir mucho en muy poco tiempo en soluciones digitales para mantener el mercado».

«Al mismo tiempo, el mercado del arte se ha vuelto más transparente», explican Peter Vermeiren y Olivier Goerens, de Belfius Weath Management. «Durante la pandemia, los clientes no sólo vigilaron sus fondos y otros productos financieros. También querían diversificar su cartera con otras clases de activos. Hemos comprobado que su necesidad de experimentar cosas agradables, como el arte, sigue siendo fuerte. También queremos posicionarnos de forma más asertiva en este segmento del mercado».
«Nunca decimos a nuestros clientes ‘compre esto o aquello’, les aconsejamos cómo diversificar su cartera». »

Olivier Van Belleghem

Director de Gestión Patrimonial de BNP Paribas Fortis

En los últimos años, muchos bancos privados y gestores de patrimonio han ampliado sus departamentos de asesoramiento artístico. Pero, ¿en qué consiste realmente este trabajo? Olivier Van Belleghem, director del departamento de Gestión Patrimonial de BNP Paribas Fortis, quiere aclarar un malentendido. «Nunca decimos a nuestros clientes ‘compre esto o aquello, seguro que se va a forrar'», explica. «Aconsejamos a nuestros clientes sobre cómo pueden diversificar su cartera, no sobre qué especular. Los aspectos legales y fiscales son muy importantes a la hora de invertir en arte. Una obra de arte puede ser comprada por una persona, pero unas cuantas generaciones después puede acabar en manos de toda una familia. Podemos ayudar a organizar la transmisión de una colección a la siguiente generación, o asesorar a la familia si no todos los herederos desean conservar una obra o pueden estimar su valor exacto. Como banco, podemos ofrecer un asesoramiento totalmente objetivo».

Compartir la experiencia

«Nunca damos nombres de artistas en los que invertir», confirma Bénédicte Bouton, que codirige la colección de arte de Belfius y colabora estrechamente con el departamento de Gestión Patrimonial del banco para asesorar a los clientes. Con 4.300 obras, la colección Belfius es una de las colecciones de arte corporativo más importantes del país. «La experiencia que hemos acumulado a través de nuestra propia colección puede ponerse a disposición de nuestros clientes», dice Bouton. «Si un cliente sólo busca nombres conocidos, le damos referencias de galerías y otros socios con los que trabajamos, por ejemplo. No les decimos cómo debe ser la colección ideal, sino cómo deben reunirla para lograr un determinado equilibrio, cómo deben asegurarse y cómo debe gestionarse la colección desde el punto de vista del patrimonio».

«En realidad, siempre surgen las mismas preguntas», continúa Hubert d’Ursel, de Degroof Petercam. «¿Cómo puedo mejorar la calidad de mi colección, es decir, el patrimonio de mi familia? ¿Dónde puedo encontrar a los mejores para comprar obras nuevas a un precio justo y cómo puedo descubrir nuevas tendencias?»

NFT

Una de las tendencias más notables del mercado del arte en los últimos meses es, sin duda, la aparición de las NFT. Recientemente se ha creado un gran revuelo en torno a estos «Tokens no fungibles», un certificado de propiedad registrado en la cadena de bloques. En marzo, en Christie’s, una de estas NFT vinculada a una obra digital del artista estadounidense Beeple se vendió por casi 70 millones de dólares.

70 millones de euros

En marzo, en Christie’s, unaNFT vinculada a una obra digital del artista estadounidense Beeple se vendió por casi 70 millones de dólares.

«También nos fijamos en este nuevo mercado del arte digital», dice Bénédicte Bouton, de Belfius. Seamos claros: el banco no se plantea vender parte de su recaudación mediante NFT. «Pero estamos analizando, por ejemplo, cómo podemos asesorar a nuestros clientes en este nuevo segmento. Por ejemplo, podrían vender obras de su colección por una buena causa a través de NFT».

Alison Leslie, de BNP Paribas, pone los ojos en blanco cuando le preguntamos si sus clientes están interesados en las NFT. «No, de momento no hemos tenido ninguna pregunta al respecto. Por otra parte, si usted va al sitio web de Vignesh Sundaresan, que compró la NFT de Beeple bajo el nombre de Metakovan, se le invitará a invertir en el arte a través de acciones virtuales separadas. Cada uno debe hacer su propia investigación y decidir si la inversión merece la pena. Está claro que vivimos tiempos fascinantes. Las cosas están cambiando en prácticamente todos los aspectos del mercado del arte».

El arte impulsa la IA, no al revés

«El futuro no pertenece al arte, sino a la ciencia», dice Philipp Vanderberg. ¿Sigue siendo válida esta afirmación si la propia ciencia se convierte en arte? ¿Pueden los algoritmos ser tan creativos como los cerebros humanos? ¿Pueden las máquinas sentir y compartir emociones digitales? Todas estas cuestiones son cada vez más importantes en el debate a medida que se desarrollan los proyectos artísticos basados en la tecnología. Pero a diferencia de la cámara fotográfica, que aportó una nueva forma de creación artística a lo largo del siglo XX, la IA no ofrece actualmente una revolución creativa como tal. Al menos, todavía no…

La IA en el arte actual: lo mejor de los farsantes

La inteligencia artificial es asombrosamente capaz de inspirarse en obras de arte para crear otras nuevas, en todos los campos artísticos. Desde las esculturas cibernéticas de Nicolas Schöffer hasta el «Retrato de Edmond de Bellamy», la primera obra creada por la IA que se subasta, desde la canción «Daddy’s car» escrita por el sistema FlowMachines de Sony hasta la reciente redacción de artículos para The Guardian, las proezas de la IA son sorprendentes e inquietantes. Abundan las exposiciones-experimentos basados en la IA y es muy probable que veamos, en un futuro próximo, cuadros o novelas adaptables, que interactúen con el visitante según su estado de ánimo o su comportamiento. Hoy en día están surgiendo muchas herramientas informáticas. Disponibles en la nube y pronto al alcance de todos, abren nuevos campos artísticos basados en la IA.
La IA no sufre el síndrome de la hoja en blanco y multiplica las propuestas artísticas, que además consigue crear en un tiempo récord. ¿Cómo es posible? Sencillamente porque la IA aplicada al arte se basa en técnicas de machine learning y deep learning, es decir, en métodos de aprendizaje automático basados en la absorción masiva de datos, incluyendo miles de obras de la historia del arte.
Lo que produce la IA pone en tela de juicio nuestro juicio sobre la calidad de una obra de arte y cuestiona nuestra relación con la «belleza universal», ya que incluso un amante del arte informado tiene dificultades para distinguir las obras creadas por seres humanos de las producidas por algoritmos. Esto plantea cuestiones sobre la condición de autor de una máquina, su genio creativo, el valor de sus producciones… pero también su futuro. Porque si la máquina se inspira en obras existentes para crear otras nuevas, ¿no corre el riesgo de «dar vueltas» al cabo de un tiempo? ¿Es capaz de un verdadero acto creativo? Y sobre todo, ¿se puede mover? Hoy, la respuesta es no, porque el camino tecnológico del aprendizaje automático sólo permite reproducir el comportamiento humano sin conciencia y no dotar a la IA de una capacidad creativa propia.

¿Sería la innovación definitiva sacar la IA de la tecnología?

Desde hace varios años, las aplicaciones de la IA se han inmiscuido en nuestras vidas y en nuestro día a día, sin cuestionar nuestros sentidos. ¿Es ésta una vía para la futura exploración tecnológica, especialmente en el arte? ¡Sin duda! Porque las tecnologías basadas en el aprendizaje automático y profundo tienen ya casi 30 años y ya no son revolucionarias. Es hora de ampliar la perspectiva, basándose en otros descubrimientos de las ciencias cognitivas, las neurociencias y la psicología humana. El futuro de la inteligencia artificial dependerá de los avances en estas áreas.
Varios estudios exploran estas vías, por ejemplo en torno a la programación probabilística. Al no depender únicamente de las bases de datos, intentan generar creatividad y emoción de una manera diferente. Este trabajo está aún en sus inicios, pero abre la puerta a perspectivas tan amplias como apasionantes. ¿Podrá la IA dotar a las máquinas de sentido común y permitirles sentir y transmitir emociones? La cuestión no es tanto si ocurrirá, sino cuándo ocurrirá.

 

La inteligencia humana no es sólo una biblioteca de conocimientos, sino que está llena de sutilezas sensoriales y emocionales que el contacto con el arte podría activar. Al final, es el arte el que, por su capacidad de cuestionar a los investigadores, alimenta a la ciencia e impulsa la innovación, y no al revés. El arte se impone como catalizador de la investigación y trasciende a los científicos. El futuro parece revolucionario en este sentido. Hoy, una inteligencia artificial puede crear y leer un poema. Mañana, podrá ser movido por él.

Livarot Pays-d’Auge. El municipio combina el arte con la urbanización

La obra de un artista se colocará en la pared del cine Le Parc de Livarot Pays-d’Auge (Calvados), en el marco del 1% de arte, una iniciativa del Ministerio de Cultura.

La obra de un artista se colocará en la pared del cine Le Parc de Livarot Pays-d’Auge (Calvados), en el marco del 1% artístico, proceso promovido por el Ministerio de Cultura.

En la escuela de Rosiers, el fresco realizado por el pintor Meautry fue retirado el año pasado para realizar trabajos de aislamiento.
En la escuela de las Rosas, el fresco realizado por el pintor Meautry fue retirado el año pasado para realizar trabajos de aislamiento. | OUEST-FRANCE

El ayuntamiento de Livarot Pays-d’Auge ha decidido poner en práctica el 1% artístico para la reestructuración de la plaza del ayuntamiento: «El 1% artístico, en los edificios públicos, es la expresión de una voluntad de apoyo a la creación y de dar a conocer a nuestros conciudadanos el arte de nuestro tiempo», explica el sitio del Ministerio de Cultura.

En resumen, alrededor del 1% del coste de la construcción se dedica a la creación de una obra. «Estará en la pared, cerca del cine. Se creará una comisión que elegirá al artista a través del proyecto propuesto», explicó el lunes 26 de abril el teniente de alcalde de obras François Gilas.
El esbozo de una tradición

Hay que decir que en Livarot y sobre todo en la época de la comunidad de municipios del país de Livarot, era un poco tradición.

En 1976, durante la construcción de la escuela de Rosiers, el concejal René Piquemal insistió en imponer el fresco realizado por el pintor Meautry. Representa a los animales del bosque y fue retirado durante las recientes obras de aislamiento.

Durante la construcción de la casa y residencia para la autonomía (Marpa) Les rivages de la Touques en Fervaques en 2010, es la artista alsaciana Marion Galut la elegida. Era una escultura de madera que evocaba diferentes caminos. El coste de las obras fue de 15.000 euros. Nacido en Chamalières, el artista se formó en la Escuela Superior de Artes Decorativas y en la Escuela Superior de Bellas Artes de Nantes. Trabaja en Estrasburgo.
«Asociar el paisaje de la zona con la arquitectura del lugar

Para el centro de salud de la plaza de Bérovo, la artista visual Doriss Ung, afincada en Caen, realizó en 2014 cuatro fotografías de 300 cm por 30 cm. Anteriormente, había atravesado los caminos para tomar fotos de los árboles. «La idea es asociar el paisaje de la zona con la arquitectura del lugar. No quiero representar, sino dar la sensación de que hay una parte de la naturaleza en este edificio», explicó al presentar su proyecto. En 2016, para la mediateca, Vincent Fradet entregó una obra original compuesta por seis anamorfosis que representan signos de puntuación en formato gigante, así como doce textos, poemas en anagramas.

Por último, para la Maison petite enfance, Christophe Cuzin y Eric Maillet optaron por crear dos paneles sonoros de 1,20 m de altura. Sonidos compuestos por voces de niños o adultos grabados en Livarot.